Home | Placeres | Equipaje | Un paseo por Barcelona

Un paseo por Barcelona

Por Carlos Callero

Me es imposible escribir sobre esta fascinante ciudad sin recordar las impresiones que tuve al recorrer sus calles, por primera vez, hace ya 20 años. En ese momento escribí una columna para un periódico donde ponía: “lo que no sucede en Barcelona es porque aún no se ha inventado”. Aún se podía respirar ese ambiente de ciudad culturalmente avanzada, tolerante y vanguardista que supo ocupar en su lucha contra Franco y luego, a la muerte del dictador.

Los sucesivos gobiernos locales y autonómicos de los últimos 20 años, han preferido que Barcelona abandone el sitial de vanguardia cultural a cambio de ostentar ser la ciudad más turística del reino de España. Ahora, entre otros inconvenientes, se paga por entrar a todos los sitios, incluyendo su catedral.

Si bien es cierto que aún conserva resquicios de esa inquietante creatividad que da su tipología cosmopolita y permeable, existe una serie de acontecimientos que la han transformado culturalmente. Es por ello que plantearé un itinerario que no contempla beber sangría en Las Ramblas ni comprar los “típicos” sombreros mexicanos (que en realidad son los sombreros que utilizaban los inmigrantes murcianos que venían a trabajar las tierras catalanas y tienen el ala un poco más corta que su primo mexicano).

El itinerario que les plantearé es de inmersión a una cultura asentada en más de 1.000 años de intercambio comercial con todo el Mediterráneo. Pero no se asusten, no visitaremos museos solamente, la fiesta y de eso no falta en Barcelona, pero eso sí… la buena, sólo hasta las tres de la mañana. Luego, quienes así lo prefieran, pueden ir a una discoteca o bien descubrir algún antro clandestino.

El Born de la Ciutat Vella

Es un requisito indispensable el llegar al alojamiento y pasar el jetlag durmiendo doce horas. Al siguiente día, nos despertaremos como rositas y tendremos ganas de salir despavoridos a caminar la ciudad sin rumbo fijo o bien siguiendo un itinerario comercial de alguna guía turística donde solamente se aprende a derrochar el dinero.

Nuestra propuesta es que ya, en el primer día, tomen el “bus turístic” y se hagan todo un día de visita a los principales sitios histórico-arquitectónicos que ofrece la ciudad. El coste del billete de un día es de 24 euros (se puede comprar on-line con un 10% de descuento), los autobuses tienen WiFi gratuito y permiten bajar y subir cuantas veces quieran. De esta manera se ve un panorama general de la ciudad y de su atractivo.

En el segundo día, ya estaremos en condiciones de conocer las entrañas barcinas desde su parte más auténtica. Para ello se debería ir a su Ciutat Vella comenzando por el Passeig del Born donde visitaremos el antiguo Mercat del Born hoy transformado en un centro cultural del barrio.

Luego continuaremos por el mismo Passeig del Born donde notarán que su tipología difiere del resto de calles de su entorno medieval. Esto es porque en ese mismo sitio se celebraban torneos y justas entre caballeros. Sí, de esas de las películas en que se ponían con sus corazas y caballos, munidos con esas lanzas inmensas e intentaban derribarse unos a otros. Allí también se celebraron las primeras procesiones de Semana Santa y los primeros carnavales de la ciudad. Claro que no toda su historia es tan brillante, en ese lugar también se ejecutaron las víctimas de la Inquisición y en 1714 fue ocupado por las tropas de Felipe V tras el sitio de Barcelona.

Si continúan caminando en dirección a la Basílica de Santa María del Mar, justo antes de llegar a su puerta principal, a mano izquierda encontrarán El fossar de les moreres (el foso de las moreras) que en realidad es una fosa común perteneciente a la basílica. Allí se conmemora el día nacional de Catalunya cada 11 de noviembre, pues están enterrados los caídos de la ciudad condal en el asedio de 1714. Allí podremos leer una enorme inscripción que se traduce así: “En el Foso de las Moreras no se entierra ningún traidor, hasta perdiendo nuestras banderas será la urna del honor”.

Luego de respirar profundamente al haber leído esta frase, estamos en condiciones de cruzar la angosta calle y adentrarnos en una de las construcciones góticas más hermosas de Europa, si no la más bella: La Basílica de Santa María del Mar, que fue construida entre 1329 y 1383 por los maestros de obra Berenguer de Montagut y Ramón Despuig con trabajo de la población del Barrio de la Ribera.

Es de resaltar la participación de los “galafates de La Ribera” que no eran otra cosa que descargadores del muelle (changadores) que llevaban enormes piedras desde la cantera del Montjuïc hasta la misma plaza del Borne. Su participación se ve reflejada en detalles de la enorme puerta de entrada.

Vale la pena observar la casi ausencia de imágenes y la excelente acústica del recinto. Allí se celebran innumerables conciertos de coros y música:

Jueves 12 de noviembre, a las 21:00 hs.: Chamber Orchestra Ars Collegium.

Desde el miércoles 16 hasta el viernes 18 de diciembre, a las 21:00 hs.: El Mesías de Händel.

Desde el miércoles 16 al viernes 18 de marzo de 2016, a las 21:00 hs.: El Réquiem de Mozart.

Jueves 14 de abril, a las 21:00 hs.: Vivaldi y las cuatro estaciones por el Russian musical ensemble Vitoria y Zamuruev.

Saliendo de la Basílica, tomaremos el Carrer de Montcada. Esta calle fue abierta a mediados del SXII a iniciativa de comerciantes judíos y acaudalados mercaderes enriquecidos con el comercio marítimo en los terrenos de la familia del mismo nombre, para conectar el barrio de los joyeros con el barrio de los pescadores. Es un hermoso paseo donde se puede entrar a numerosos palacetes que hoy son museos, como el Palacio Cervelló-Giudice, actual Galería Maeght; el Palacio Dalmases, de los Marqueses de Llió, actual Museo Rocamora de la Indumentaria; hasta llegar al culturalmente más codiciado, el Palacio de Berenguer de Aguilar, por ser la sede del Museo Picasso.

El Museu Picasso de Barcelona cuenta con una de las mejores -si no la mejor- colecciones de Pablo Picasso que hay en el mundo.

Los días lunes, el museo está cerrado. Los días martes la tarifa es reducida y está abierto desde las 9:00 a las 21:30. De martes a domingo el horario es de 9:00 a 19:00 hs.

A tener muy en cuenta es que los domingos a partir de las 15:00 hs. la entrada es gratuita. Y el primer domingo de mes la entrada es gratuita durante todo el día. También hay jornadas de puertas abiertas los días: 12 de febrero, 17 de mayo y 24 de septiembre.

A todo esto y teniendo en cuenta que ya habrán almorzado y merendado algo (jamás lo hagan en un museo como tampoco vayan a ver pinturas en un restaurant, cualquiera de las dos opciones son malísimas), bien viene una corta caminata hasta alguno de los teatros que podemos encontrar en la zona: Antic Teatre, Espai de Creació, Carrer de Verdaguer i Callís 12. Tiene ciclos para niños, de cabaret, videocreación y es sede de festivales como el B2B (Barcelona- Berlín) de música electrónica o The antic horror picture show, festival de cortometrajes fantásticos y de terror… entre otras múltiples actividades.

Ahora que hemos salido del teatro y estarán con muchísima sed y algo de apetito, les recomiendo llegar hasta un sitio acogedor que permita acabar la velada con una sonrisa en la cara y más alegría en el corazón. Seguro que encontrarán ese sitio en el Carrer de Argenteria (Calle de la Platería, antigua calle medieval de los joyeros), y ya se quedarán a pocos pasos de la línea amarilla del Metro de Jaume I. No olviden que los horarios del Metro en Barcelona son los siguientes: lunes a jueves: 5:00 – 24:00 hs. Viernes: 5:00 – 2:00 hs y sábado: 5:00 – sin cierre. Domingos: sin cierre las 24:00 hs.

Ya sé, ya lo sé… no han salido de un par de kilómetros a la redonda y si observan el mapa se sentirán con un cierto grado de frustración pero créanme que han estado caminando por la creme de la creme de la Ciutat Comtal.

Disfruta de la revista en Issuu

Check Also

Los aeropuertos exploran su potencial turístico

Por Julia Ruhnau (dpa) Los aeropuertos pueden ser lugares fascinantes en los que uno experimenta …