Home | Placeres | Cuerpos y Mentes | Células madre para tratar el daño cerebral durante el parto

Células madre para tratar el daño cerebral durante el parto

Con información proporcionada por Cordón de Vida

El parto es el momento más esperado por la madre y la familia; sin embargo, muchos desconocen la vulnerabilidad asociada al nacimiento de un bebé y los riesgos que podrían presentarse durante el trabajo de parto.

Uno de esos riesgos es la encefalopatía hipóxico-isquémica (HIE por sus siglas en inglés) y es causada por la falta de oxígeno que puede afectar al bebé durante su nacimiento. Esta asfixia tiene diversas causas como la elevada presión arterial en la madre, infecciones durante el embarazo, anemia del bebé, separación de la placenta del útero, atasco en el canal de parto, entre otras.

Los efectos de la HIE dependen de su severidad y pueden afectar tanto la apariencia física del bebé como su desarrollo cognitivo. Para disminuir estos efectos, la terapia más conocida consiste en la reducción leve de la temperatura del cerebro del niño o del cuerpo en su totalidad inmediatamente después del nacimiento y durante 72 horas, entre los 32°C y 34°C.

Esta hipotermia inducida disminuye la velocidad del metabolismo y puede interrumpir los efectos de la HIE. Posterior a este tiempo, el médico procede a aumentar poco a poco la temperatura del bebé hasta que llega a la normalidad (37°C).

Más opciones

Adicional a la terapia de enfriamiento, existe una alternativa de tratamiento con células madre que actualmente está bajo estudios científicos y que podría representar una diferencia importante a la hora de contrarrestar los efectos del daño cerebral en el canal de parto.

El tratamiento consiste en una infusión de células madre, las cuales tienen la capacidad de transformarse en cualquiera de las células de nuestro organismo, aumentando o disminuyendo la respuesta del sistema inmune y regenerando tejidos lesionados; por lo tanto, pueden ayudar y favorecer la recuperación progresiva del bebé.

Este tratamiento está siendo estudiado en los Estados Unidos por científicos especializados en tratamientos neurológicos con células madre, como la Dra. Joanne Kurtzberg, quien participó como conferencista en la I Jornada Científica sobre células madre organizada por Cordón de Vida el pasado lunes 12 de octubre en Panamá.

“Las células madre han demostrado ser eficaces en el tratamiento de enfermedades de la sangre como la leucemia o linfoma, entre otros. Sin embargo, en la actualidad hay beneficios potenciales que están bajo investigación y confirmación científica, por lo cual, en el futuro se podría ampliar el alcance de este tratamiento”, comentó Alexei Oduber, Gerente General de Cordón de Vida.

En su visita a Panamá, la Dra. Kurtzberg compartió con la comunidad médica los avances científicos en torno a esta tecnología y demostró a través de casos de éxito que las células madre pueden ser usadas como terapia para enfermedades del cerebro; representando 74% de probabilidad de mejora en pacientes con encefalopatía hipóxico-isquémica (HIE).

El caso de Ana Julia

El centro especializado en trasplantes de células madre de la Universidad de Duke y la Dra. Joanne Kurtzberg utilizaron con éxito las células madre de una bebé ecuatoriana de 8 meses llamada Ana Julia, para tratar la parálisis cerebral de la niña. Estas células fueron recolectadas a partir del cordón umbilical de la bebé justo después de su nacimiento y fueron almacenadas en los laboratorios de Cordón de Vida en Panamá.

La niña recibió tres transfusiones de células madre y, justo después del tratamiento, los padres comenzaron a ver una evolución progresiva. “Cuando volvimos con nuestra hija después de su primera infusión de células madre, se observó una mejora en sus ojos. Ella tenía úlceras corneales, pero contra todo pronóstico, sus ojos fueron los primeros que sanaron”, dijo la madre de Ana Julia.

Adicionalmente, la niña ha adquirido mayor tonicidad muscular, lo que le permite tener más movimiento; su electroencefalograma ha ido mejorando y actualmente es más receptiva y consciente de su entorno, pudiendo interactuar mucho más con sus padres.

Así como Ana Julia, 14.6 de cada 1000 niños panameños experimentan daños cerebrales durante su nacimiento que se derivan en parálisis cerebral, y el almacenamiento de células madre podría representar una alternativa de tratamiento para mejorar su calidad de vida.

Para conocer la historia de Ana Julia, ingresa en https://www.youtube.com.

Disfrute de la revista en Issuu

Check Also

Uno de cada 11 adultos sufre diabetes en el mundo

Uno de cada 11 adultos en el mundo, es decir, 425 millones de personas, sufría …