Home | Placeres | Cuerpos y Mentes | Chequeo pediátrico ayuda a detectar trastornos del crecimiento

Chequeo pediátrico ayuda a detectar trastornos del crecimiento

En el proceso de crecimiento intervienen varios elementos que pueden producir trastornos referidos al desarrollo y baja estatura. El déficit de algunas hormonas como la del crecimiento, así como factores referidos a la genética y la mala alimentación son algunos de ellos.

La endocrinóloga pediatra, Rosa Elena Mora, enfatizó la importancia del chequeo médico periódico de los niños para detectar en una fase temprana cualquier anomalía del peso, talla o estatura.

“La talla a lograr está determinada en gran parte por las tallas familiares. Algunas de las medidas que pueden ayudar a lograr ese potencial familiar es mantener una alimentación sana, completa y balanceada, la práctica de actividad física frecuente y el tratamiento adecuado de enfermedades que puedan afectar el crecimiento”, explicó.

También aclaró que son varias las hormonas que están involucradas en el desarrollo y metabolismo de los niños. Una de ella es la hormona tiroidea, otra es hormona del crecimiento; está se encarga del alargamiento de los huesos y la creación de tejido. Dicha sustancia es secretada de manera natural por la hipófisis, pero cuando su producción es insuficiente, afecta considerablemente la estatura que alcanza desde la infancia hasta la adultez.

De acuerdo con la Doctora Mora, la mayoría de los pacientes que acuden a consulta están dentro de las tallas adecuadas y aproximadamente un 30% lo hace referidos por el pediatra o llevados por los padres.

Baja estatura

Entre los elementos que sirven al médico para evaluar al paciente a medida que va creciendo, están los valores del peso y los percentiles graficados en la curva del crecimiento. “La estatura baja se determina 2 desviaciones estándar bajo la media o bajo el percentil 3 para la edad y el sexo de esa población en particular”, explicó la especialista.

Control preventivo

En los primeros años de la vida el crecimiento ocurre de forma continua, pero su ritmo varía dependiendo de las diferentes etapas (infancia, niñez, pubertad). Debido a esto, el control de estatura y peso debe formar parte de la consulta pediátrica normal.

Mora detalló que: “debe hacerse seguimiento sobre el avance de la talla, desde el nacimiento hasta la finalización de la pubertad. Una vez que se detecta un problema de crecimiento, sea por defecto o por exceso, el paciente debe ser referido al endocrinólogo pediatra. Si los padres tienen dudas, también pueden acudir a este especialista directamente para lograr un diagnóstico oportuno”.

Etapa final del crecimiento

El crecimiento es un proceso influenciado por varios factores, en los que el cuerpo experimenta una serie de cambios, como el aumento de talla y masa muscular. Ocurre desde antes del nacimiento hasta el final de la adolescencia

“La talla casi final se alcanza cuando la edad ósea se encuentra en las hembras a los 15 años y en los varones a los 16, o en ambos géneros cuando la velocidad de crecimiento se ubica bajo dos centímetros por año. La edad ósea se determina con una radiografía de la mano izquierda que se compara con patrones establecidos, y aunque está relacionada a la edad cronológica o de cumpleaños, puede estar adelantada o atrasada si hay alguna situación anormal del crecimiento o desarrollo”.

Déficit de la hormona de crecimiento

La talla baja puede ser un síntoma o a veces el único de diversas enfermedades. Puede afectar la salud de distintas maneras. En el caso de déficit de hormona de crecimiento, la insuficiencia puede afectar el metabolismo de los hidratos de carbono o azucares, lípidos o grasas, favoreciendo la presencia de patologías crónicas no transmisibles.

La endocrinóloga pediatra destacó que: “la hormona de crecimiento se utiliza como tratamiento en algunas enfermedades donde su uso es requerido, a pesar de que su nombre no hace crecer a los niños con talla normal, aunque sean pequeños, más allá de los que la genética les permita. Dado a que es un producto delicado en su administración y propenso al mal uso y abuso, se quiere de receta e indicación médica”.

En los casos en los que el médico recomienda tratamiento con hormona de crecimiento sintética, el paciente es tratado con inyecciones que “se aplican en el tejido graso; muslos, brazos, abdomen, glúteos de manera alternante, todos los días, desde el momento en que se decide su uso hasta finalizar el crecimiento, lo que implica que el tratamiento se extienda por algunos años”, argumentó la especialista.

Información proporcionada por Maryangel Canga.

Disfrute de la revista en Issuu

Check Also

En Nueva York, una pequeña ventana a la moda latinoamericana

Exhibir en Nueva York es un sueño inalcanzable para la gran mayoría de los diseñadores …