Home | Placeres | Cuerpos y Mentes | Despertar los sentidos del bebé

Despertar los sentidos del bebé

Por Gabriela Rodríguez de Palacios / Blog Super Mom tips

Como madre nos sentimos un poco abrumadas con tanta información que recibimos sobre el desarrollo y crecimiento de nuestros bebés. Una pregunta que siempre me hice es si era necesario o no la estimulación temprana para mis bebés. Si era esencial para que caminaran correctamente, para que corrieran o para que manipularan objetos… Confundía la estimulación con el concepto de psicomotricidad. Una va de la mano de la otra, están relacionadas entre sí. La estimulación temprana dará paso a todo lo relacionado con la psicomotricidad.

La estimulación temprana abarca todas las aéreas del desarrollo físico, intelectual y social. Al estimular por ejemplo la vía auditiva, a través de la música, y la visión, mediante el movimiento de objetos, se incrementa la capacidad del bebé de oír y ver, de recopilar datos del entorno que lo rodea. La estimulación temprana invita a nuestros pequeños y pequeñas a pensar, y a relacionar todo aquello que lo rodea.

Al estimularlos crece su curiosidad y las ganas de investigar el entorno. Todo esto es sinónimo de motivación para los próximos retos que le siguen como gatear, caminar y comer por sí mismo.

La estimulación es despertar todos sus sentidos. No queremos bebés sentados, sin ningún tipo de movimiento o actividad. Queremos bebés que se ensucien, que emitan sonidos, que disfruten diferentes texturas, juegos y canciones. Gracias a la estimulación temprana se pueden observar algunos indicadores que nos informan si, por ejemplo, es muy sensible a los sonidos o no le gusta ensuciarse o si todos sus sentidos muestran un gran equilibrio.

La psicomotricidad tiene que ver con los movimientos del cuerpo y de las manos que podemos trabajar después de una buena estimulación temprana; a partir del año aproximadamente, con movimientos más programados y ejercicios específicos. Cuanto más se mueve un niño mejora su psicomotricidad, más agilidad tiene y más fuerte e inteligente se desarrolla.

La estimulación temprana y la psicomotricidad son compañeras, y su relación es de realimentación positiva, para favorecer varios aspectos del desarrollo.

Mi recomendación es que, sin dudarlo, le proporcionemos a nuestros bebés el máximo de oportunidades de arrastrarse por los suelos, boca abajo, para fortalecer su cabecita y puedan comenzar el proceso psicomotor del gateo satisfactoriamente. Mientras más gateo más desarrollan ambos lados de su cerebro. Además de procurar siempre estimularlo con objetos, con pinturas en sus manos y pies, que caminen descalzos sobre el césped, colocarle objetos que llamen su atención cerca o lejos, esponjas suaves y duras, masajes por todo su cuerpecito y balance con pelotas de goma grandes, etc.

Estos son algunos ejemplos de actividades de estimulación para los bebés. Luego vienen los ejercicios de psicomotricidad, como carreras de obstáculos, caminar sobre una cuerda, hacia adelante, hacia atrás y gateo en carretilla, entre otros.

Disfruta de la revista en Issuu

Check Also

El diamante “Pink Promise”, subastado por 32 millones de dólares en Hong Kong

Un enorme diamante ovalado montado en una sortija y bautizado “Pink Promise” se vendió este …