Home | Placeres | Cuerpos y Mentes | Dile adiós al desánimo

Dile adiós al desánimo

Por Jackeline Rivero

Días en los que no tienes ganas de hacer nada, en los que estás cabizbajo, profundamente desanimado o hasta un poco triste son comunes, y no tienen nada de malo, pues debemos vivir cada de las emociones que se nos presentan. Pero siempre debemos recobrar nuestra vitalidad, sacudir las malas energías y llenarnos del mejor ánimo posible.

Aquí comparto cinco hábitos que te harán animarte rápidamente:

Crea un playlist para escucharlo cuando estés con el ánimo bajo. La música puede ser tu gran aliada, pero sin duda utilizar el reproductor aleatorio puede convertirse en un arma de doble filo. Así que recopila esas canciones frescas, alegres y divertidas que parecen estar hechas con el objetivo de sacarte una sonrisa.

Recuerda: solo tú controlas tu actitud ante los problemas. Es usual desanimarse al enfrentar situaciones en las que eres afectado, pero que no estás en la capacidad de cambiar. No olvides que tienes el poder de controlar tus emociones y reacciones ante las adversidades. Tu actitud la decides tú, ¿cuál quieres tener?

¡Busca frases inspiracionales!: Los fragmentos de poemas, discursos de personajes influyentes y demás refranes o frases positivas llenarán tu mente de pensamientos constructivos que te harán alejar de los pensamientos negativos.

Lo que no falla: hablar con alguien de confianza. Una llamada telefónica, un contacto vía Skype o hasta una nota de voz puede ser suficiente para liberarnos del mal ánimo. Desahogarse deja una sensación reconfortante, pues a veces se necesita decir las cosas en voz alta para dejarlas ir.

Estimula la hormona de la felicidad: La endorfina, comúnmente conocida como la hormona de la felicidad es muy fácil de estimular, solo tienes que abrazar o besar a alguien, respirar el aire puro de la playa o el campo o simplemente imaginar momentos felices.

Disfrute de la revista en Issuu

Check Also

Uno de cada 11 adultos sufre diabetes en el mundo

Uno de cada 11 adultos en el mundo, es decir, 425 millones de personas, sufría …