Home | Placeres | Cuerpos y Mentes | Retorno laboral y alimentación del bebé

Retorno laboral y alimentación del bebé

Por Iralís Fragiel

Cuando nos toca regresar a trabajar, una vez que ha finalizado el permiso postnatal, las madres nos sentimos preocupadas por la alimentación de nuestros bebés, porque ya no estaremos 100% del tiempo a su lado. Si bien cada madre tiene un sistema de rutinas para su pequeño -algunas dan lactancia exclusiva, leche de fórmula solamente, y otras optan por un sistema mixto-, lo importante es que les garanticemos la mejor alimentación.

La leche materna es el mejor alimento; de eso no hay duda; pero también es una realidad que la modernidad ha puesto a nuestra disposición opciones de almacenamiento y de extracción para hacernos la vida más fácil y garantizar que la leche materna los alimente, aunque no estemos a su lado para amantarlos. La pediatra-neonatóloga, Ilinichna Alzamora, nos habla de esta etapa y cómo enfrentarla:

“Es importante mencionar que debe haber una preparación previa de extracción y almacenamiento de leche. Usualmente yo recomiendo iniciar este proceso, en la madre que debe regresar al trabajo según nuestra legislación, a las ocho semanas postparto, una vez el niño haya cumplido un mes”.

Es recomendable tener de 3-4 sesiones de extracción al día, ya sea manual; con extractores manuales o eléctricos (estos últimos muy útiles para ahorrar tiempo) y empacar la leche en bolsitas de almacenamiento de leche humana, que en el congelador podría durar hasta tres meses.

La producción de leche es directamente proporcional a la necesidad del bebé. Aunque los primeros días, producimos unas gotitas de calostro, y pensamos que no es suficiente, es muy importante saber que el estómago de un bebé recién nacido es del tamaño de una cerecita o de una canica pequeña. “Y ese estómago se llena con menos de 15 cc. Al terminar la primera semana es del tamaño de un limoncito, y necesita más o menos 20 cc, así que va aumentando la producción de leche, a medida que crece el bebé”.

Quiere decir que la producción de leche es cónsona con la necesidad del bebé hasta el sexto mes. “De manera maravillosa, la producción de leche materna empieza a disminuir, a partir del sexto mes, para darle paso a los alimentos que se empiezan a introducir. La fuente más importante que necesita el niño, a partir de esa edad, viene de los alimentos proteicos como los granos, la yema de huevo y las carnes. Pero también es recomendable seguirle dando al bebé leche materna, ya no de manera exclusiva. A partir del sexto mes, aumenta la producción de lisozima, que es una proteína de defensa que prepara al niño para cuando empieza a gatear y a meterse todo en a boca”.

Cuando llega el momento de la separación, lo importante es estar preparadas: contar con ayuda de alguien de confianza (bien sea la nana o la abuelita) que pueda alimentar al bebé; ir estableciendo rutinas de extracción y tener los envases o biberones adecuados para esta nueva etapa.

“Mi recomendación es que el primer mes, sea de aprendizaje, y leche materna exclusiva, directo del pecho. Cuando se acaban estas 4 semanas, podemos establecer el banco de leche y hacer una rutina de ordenamiento (tres o 4 veces al día). Esta leche dura 6 a 8 horas, afuera en temperatura ambiente. Si la coloco en la nevera, dura máximo 7 días. Si me extraigo la leche y, en seguida, la guardo en el freezer incluso puede durar 6 meses. Si dejo alguien en casa, puedo usar un biberón para darle mamadera con la lecha almacenada. Pero nunca debemos hacerlo antes del mes de nacido, pues se genera una confusión en el bebé”.

Disfrute de la revista Digital

Check Also

La migraña, una dolencia que afecta a más mujeres que hombres

Más que un simple malestar,  la migraña es una enfermedad neurológica prevalente, crónica, episódica y recurrente …