Home | Placeres | Cuerpos y Mentes | Técnicas para perfeccionar la figura después del embarazo

Técnicas para perfeccionar la figura después del embarazo

Por Redacción Sala de Espera

El momento ideal para iniciar las medidas para recuperar la figura es entre los seis meses y el primer año después del parto. “La ganancia de peso normal o recomendada de las mujeres embarazadas es de 22 a 26 libras en el embarazo”, comenta María Elvira Salcedo, licenciada en Nutrición y Dietética.

La ganancia de peso en el embarazo afecta de diferente manera a cada mujer. Hay quienes ganan más volumen en el abdomen, mientras que otras en glúteos y piernas. Tras seguir un meticuloso plan alimenticio y de ejercicio, las mujeres son capaces de recuperar su figura tras el parto. Es posible ser una mamá bella y en forma, con algo de dedicación. Sin embargo, siempre existen áreas más problemáticas para reducir en centímetros como por ejemplo las zonas de bajo abdomen y las caderas.

Para estas áreas más difíciles y que no responden a los esfuerzos tradicionales, la medicina estética actual ha evolucionado en técnicas y equipos capaces de ayudar rápidamente, siendo altamente eficaces y menos invasivas que décadas atrás.

“La medicina estética puede responder a la necesidad de las madres de perder volumen en áreas donde el ejercicio y la dieta no actúan de manera satisfactoria”, indicó la dra. Dayana Afonso, médico cirujano especialista en medicina estética y antienvejecimiento.

En la actualidad se dispone de una variedad de opciones de última generación, que permiten abordar de manera global el tratamiento del contorno corporal de forma simple, indolora y con escasos efectos colaterales. Previa consulta con un médico, se puede lograr una:

Reducción de adiposidad localizada.

Estimular la producción de colágeno y elastina para la reafirmación de tejidos.

Aumentar el tono muscular.

Disminución de la expresión de celulitis.

La dra. Dayana Afonso explica que: “algunas de las técnicas utilizadas con resultados satisfactorios son la criolipólisis, el lipogym, la ultracavitación y la radiofrecuencia”.

La decisión de utilizar una u otra, o su combinación, dependerá de los consejos del experto y de nuestras metas, de allí que sea recomendable tener al menos un conocimiento básico de estás para elegir sabiamente. A continuación una breve explicación ofrecida por la dra. Afonso:

Criolipólisis: es una técnica que aprovecha el efecto del frío sobre las células grasas, produciendo una ruptura de sus membranas, activando un mecanismo conocido como apoptosis adipositaria. Los restos de tejido graso subcutáneo son eliminados mediante un proceso denominado fagocitosis sin afectar los niveles de lípidos en sangre. Usualmente se realiza una sesión cada 21 días, siendo indicada en diferentes regiones como abdomen, flancos y muslos.

Lipogym: es un procedimiento donde se hace uso de luz láser de baja potencia mediante la colocación de dispositivos en aquellas áreas problemáticas del cuerpo (brazos, abdomen, glúteos, caderas, papadas, etc). La práctica clínica demuestra que en ocho sesiones, a razón de dos sesiones semanales, con terapias de 25 minutos, se consigue disminuir hasta en un 30 % los depósitos de grasa.

Ultracavitación: es un método que utiliza las propiedades del ultrasonido con la finalidad de generar una vibración mecánica del adipocito, con la consecuente formación de burbujas de aire con variaciones de presión que implosionan y provocan la ruptura de la membrana de la célula grasa. Está indicada en áreas con poco volumen de grasa localizada (abdomen, flancos o región trocantérica).

Radiofrecuencia: es un equipo que genera inversión de los campos eléctricos del área a tratar, causando un movimiento rotacional de las moléculas que genera calor, reducción de fibrosis y mejora la celulitis de grado bajo. De igual manera produce la contracción y nueva formación de colágeno mejorando la elasticidad, firmeza y textura de la piel.

Finalmente, toda mamá debe tener presente que el proceso de remodelación corporal amerita un tiempo prudencial y con paciencia se puede alcanzar la meta. Lo más importante es realizar un diagnóstico certero en consulta, para elegir las terapias y combinaciones de las distintas tecnologías que se ajusten a las necesidades de la paciente. Recordando que el uso de la medicina estética debe realizarse sin abandonar el plan de alimentación y sin pasar por alto el efecto sinérgico de realizar ejercicio físico regular y la aplicación de cuidados básicos de la piel.

Disfrute de la revista en Issuu

Check Also

Reforzar la sana autoestima en los adolescentes no es tarea imposible

Las transformaciones que se sufren durante la pubertad y gran parte de la adolescencia, forman parte …