Home | Placeres | Gastronomía | Alargar la vida útil de la comida

Alargar la vida útil de la comida

¿Cómo evitar que los alimentos se descompongan prematuramente? Estos son algunos consejos para preservarlos en óptimo estado

Por Magaly Rodríguez

  • Para prolongar la durabilidad de las hojas verdes, introduzca toallas de papel absorbente dentro del cartucho donde las almacene en la nevera. Estas absorberán oportunamente la humedad y evitarán que las hojas se pudran antes de tiempo. Cámbielas ocasionalmente por toallas nuevas.
  • Envuelva bien los quesos y embutidos en papel plástico para cocina para evitar que se pongan amarillos o resecos. Siempre que pueda, guárdelos en piezas enteras, pues así reducirá las superficies de contacto con el aire y las bacterias. De ser posible, rebánelos o rállelos justo antes de consumirlos.
  • Si lleva bananas y están madurándose demasiado rápido, envuelva en papel plástico para cocina solo la base del racimo. De esta manera durarán unos días más.
  • Cuando compre yogures, procure que esos sean los últimos productos que meta en el carrito antes de pagar. Mantener la cadena de frío es esencial para que el yogurt no pierda sus probióticos con los cambios de temperatura.
  • Al hacer preparaciones con parte de un aguacate, recuerde guardar el resto del fruto con la semilla: así se oxidará a menor velocidad. Si desea evitar que las recetas con aguacate se oscurezcan rápidamente, añádale unas gotas de limón.
  • Cuando congele aves, carnes y pescados, procure que estén bien empacados al vacío o que estén empaquetados con la menor cantidad de aire posible. Esto reducirá la probabilidad de que se escarchen y se “quemen” con el frío.
  • Si la luz se va, procure no abrir la nevera o el congelador. La idea es mantener por el mayor tiempo posible las bajas temperaturas para que los alimentos se conserven bien fríos hasta que se restituya el servicio.

Al cocinar, sea cuidadoso en no contaminar los alimentos con los utensilios que ya usó para evaluar la sazón. La saliva alberga bacterias que se reproducen rapidísimo a temperatura ambiente y acortarán la vida útil de la comida.

Los tomates maduros se conservan bien a temperatura ambiente siempre que se dispongan en un lugar aireado, con el extremo del tallo hacia abajo y sin tocarse entre sí. Sin embargo, si no se consumen en pocos días es preferible refrigerarlos.

El mejor lugar para almacenar las papas es fuera de la nevera, en un lugar aireado y oscuro. Sin embargo, no deben mezclarse con las cebollas, pues cuando ambas hortalizas se guardan juntas, las papas se deterioran más rápido.

Congelar las frutas es una buena manera de aprovecharlas a largo plazo; no serán tan vistosas como las frescas, pero pueden aprovecharse en postres, jugos y otras preparaciones. Si piensa hacer lo mismo con los vegetales, tenga presente que quizás tenga que “blanquearlos”: pasarlos por unos segundos por agua hirviendo, luego por agua helada y dejarlos secar antes de congelarlos para que preserven mejor su color y sus nutrientes.

Disfrute de la revista Digital

Check Also

#RecetaDeLaSemana Canoas de papa con tocineta y queso

La papa se prepara de muchas formas y es tan versátil que sirve como aperitivo o …