Home | Placeres | Gastronomía | Huerto en casa

Huerto en casa

Tener un huerto es tener un espacio verde y saludable, aprender de los tiempos de cosecha y siembra, cuidar, proteger y amar el simple proceso de crecer. Y además, alimentarnos desde la fuente misma a la mesa. Es una linda instancia para disfrutar en familia, y si es con los niños, mejor. El proceso natural de la vida se vive con cuidado, información, organización, tiempo y paciencia. Solo necesitamos manos a la obra.

Tener un huerto en tu hogar es posible, aunque tengas un espacio reducido como un balcón. Lo primero que debes hacer es analizar la orientación y contar las horas de luz de sol que recibe el espacio durante el día, de modo de poder escoger cultivos que se adapten a las condiciones que tengas en tu hogar.

No hay duda que cultivar tus propias hierbas y vegetales puede ser muy satisfactorio además de saludable. Tus verduras y frutas serán libres de tóxicos y demás químicos, en un ritual puro y sistemático: de la huerta al plato.

Sin embargo, a veces es difícil saber por dónde empezar, pero puedes comenzar haciendo una lista de lo que te gustaría plantar. Si estás empezando será más conveniente que elijas cultivos simples y resistentes, y así ganarás experiencia para la próxima temporada. Una vez que hayas decidido qué plantar, debes conseguir las semillas en cuyo envase encontrarás las instrucciones para el cultivo.

Para poder tener un huerto que crezca sano y fuerte es fundamental que al menos reciba unas seis horas de sol al día, las orientaciones este-noroeste o noroeste serán las mejores. Para el armado y mantenimiento de la huerta no hacen falta demasiados elementos, pero algunos sí son indispensables: empezar por elegir semillas o plantas de las variedades de aromáticas, frutas u hortalizas que quieras plantar, tierra o sustrato, regadera: indispensable para regar almácigos y plantas recién trasplantados, spray: permite humedecer los cultivos sin regarlos en exceso, pala: necesaria para remover la tierra, hacer agujeros donde ubicaremos las plantas, macetas o mesa de cultivo.

Siembra

En primer lugar, se llenan las macetas o la bandeja de cultivo con la tierra o sustrato. Luego, utilizando los dedos, haz pequeños agujeros en la tierra y agrega un par de semillas en cada uno. Agrega un poco de tierra o sustrato para tapar las semillas. Utiliza un spray para humedecer la tierra alrededor de las semillas y tapa la bandeja de cultivo con un invernadero y ubícalas dentro de un lugar soleado de tu hogar.

Algunas especies requieren que se remojen las semillas durante horas antes de la siembra, esto permitirá que se ablanden y germinen más fácilmente, sigue las instrucciones en el envase.

Dependiendo de la especie, el tiempo de germinación puede ir de 3 a 20 días. Si al cabo de 30 días no ha germinado nada aún, es necesario que empieces el proceso nuevamente. Es importante no frustrarse en el primer intento. Aquí más que nunca aplica el refrán: ¡la práctica hace al maestro!

Cultivo

Trasplantar tus cultivos a un contenedor más grande les otorgarán un ambiente más propicio para crecer. Esto asegurará que tus plantas crezcan sanas y fuertes. Para hacer esto primero remueve cuidadosamente la tierra alrededor de la planta, cavando alrededor de las raíces con cuidado de no romperlas. Ubícalas en un recipiente más grande rellenando con más cantidad de tierra. Si vas a utilizar una mesa de cultivo, asegúrate de dejar abierto el sistema de ventilación. Empieza a regar las plantas, pero no te excedas, solo es necesario un poco para mantener el suelo húmedo.

Para evitar cortar alguna de las raíces, riega muy bien el almácigo la noche anterior a realizar el trasplante. Riega inmediatamente y si es posible, aplica enraizador para obtener mejores resultados. Si el lugar recibe muchas horas de sol, cubre la planta recién trasplantada durante los primeros días en las horas de mayor iluminación.

Cosecha

Sigue el calendario de cosecha para saber cuándo puedes empezar a deleitarte con los frutos de tu huerta. Protege tus cultivos de forma natural teniendo en tu balcón ciertas variedades de vegetales y hortalizas que atraen a los insectos beneficiosos, como ser la menta, el perejil, romero y tomillo.

Por otra parte, las plantas con olores fuertes mantienen alejados a los insectos que le hacen daño a tu huerto, como ser: el aloe vera, la albahaca, el ajo, el jengibre o la lavanda. Hay plantas que son beneficiosas por repeler las plagas o matar algunos hongos del suelo, como ser el ajo o el repollo.

Ten en cuenta que tanto el calor intenso (más de 30 grados) como el exceso de frio (menos de 7 grados) impiden la germinación. La menta es una aromática invasora por lo que puede ahogar a las demás especies en caso de plantarlas en un mismo recipiente.

Disfrute de la revista Digital

Check Also

Chef colombiana Leonor Espinosa recibe el Basque Culinary World Prize 2017

La chef colombiana Leonor Espinosa ganó este lunes el Basque Culinary World Prize 2017, un …