Home | Destacado | Fanny Cardoze “La salud entra por la boca”

Fanny Cardoze “La salud entra por la boca”

La especialista explica por qué el alimento puede ser un veneno o una medicina. Destaca que las enfermedades degenerativas pueden prevenirse con una toma de decisión inteligente de lo que comemos, alerta a los padres sobre este tema y comparte cómo se alimentan los jugadores de la selección nacional

Disfruta en digital esta edición

Por Yarlis Gonzalez – @yarlisgonzalez – Fotos: Gonzalo Barrios.

Fanny Cardoze es una fiel promotora de la alimentación saludable como un estilo de vida. Es especialista en Nutrición y Dietista con una maestría en Nutrición y Entrenamiento deportivo. Desde hace 8 años es parte de la Federación Panameña de Fútbol (FEPAFUT) como Asesora Nutricional de la Selección Mayor masculina. Tiene su propio centro especializado en la ciudad de Panamá, en donde atiende patologías importantes en niños y adultos, y brinda asesoría a empresas que se preocupan por el rendimiento y la salud de sus colaboradores, reto que comparte con su madre Fanny de Cardoze, también Nutricionista con más de 25 años de experiencia, su hermana Sandra, chef dedicada a promover la cocina saludable y Reynelda Cedeño, Nutricionista y apoyo clave para las otras categorías de la FEPAFUT.

Con la intención de llevar información de calidad a nuestros lectores, conversamos con la joven especialista, quien a través de sus redes sociales nos muestra a una mujer 100% optimista que cada día contagia con su alegría a miles de seguidores.

“El alimento puede ser tu medicina o tu veneno” ,“#eresloquecomes” y “#comeconcolores”, son algunos de sus lemas para despertar el interés en una sociedad que permanentemente está siendo bombardeada con productos procesados que en vez de nutrir, terminan acelerando el deterioro del organismo. Así lo confirma la nutricionista.

“Para muchas personas comer saludable es hacer dieta, y no es así”, destaca Cardoze. “Es realmente aprender a escoger lo que es mejor para tu cuerpo sin ser extremo; es mantener un balance”, agrega.

-¿Por qué debo preocuparme de lo que como? ¿Cómo responde mi cuerpo a lo que ingiero?

-La alimentación es una toma de decisión individual en la que muchas veces lo que más nos gusta no cubre las expectativas nutricionales de vitaminas y minerales que necesitamos, y cuando falta ese equilibrio en el organismo se produce más ansiedad. El consumo excesivo de alimentos procesados es un veneno, si no se rompe con ese ciclo la persona terminará padeciendo enfermedades como diabetes, hemoglobina baja, triglicéridos y colesterol elevados, presión arterial alta, e incluso cáncer. No se trata de una toma de decisión por el gusto, sino más bien una toma de decisión inteligente, de qué es lo que conviene. Si se come saludable, se ingieren alimentos integrales, vegetales, carnes magras, buenos carbohidratos, el organismo tendrá un sistema inmune más fuerte, con más antioxidantes para prevenir todas estas amenazas.

-Tener dinero y tiempo son dos de las excusas más comunes en las personas que no llevan una vida saludable ¿Qué opina de esto?

-La clave es organización y querer hacer cambios. El 95% de las personas viven agitadas, pero si quieren familias saludables, toca hacer un esquema de comida que requiere de una inversión de tiempo para prepararlas. Se debe cocinar para varios días y tener todo refrigerado. Comer en la calle no es nada saludable e infla tres veces más el presupuesto familiar. Por otro lado, hay que aprender a comer por porciones y saber comprar. El mercado de abasto o los mercaditos que están ubicados en distintas localidades de la ciudad son una gran alternativa para cuidar el presupuesto, ya que venden verduras, frutas y hortalizas mucho más económico que los supermercados.

-¿Cuán importante es incluir alimentos crudos en la dieta diaria?

-Tanto las frutas como los vegetales son necesarios consumirlos crudos porque aportan calidad de nutrientes al organismo que no lo da ningún otro alimento, como las enzimas que son tan necesarias en el proceso de digestión.

-Como nutricionista clínica para niños, ¿Cuál es la mayor dificultad que encuentra en ellos y qué recomienda a los padres?

-Es muy lamentable ver el aumento de la obesidad infantil como consecuencia de una mala alimentación. Actualmente tengo casos importantes de niños de 6, 8 y 10 años con diabetes y obesidad, y una de las causas principales es la ingesta de bebidas azucaradas. Lo más difícil es que a la mayoría de los niños no les gustan los vegetales ni las frutas, así que los padres deben aprender a disfrazarlos para que los puedan comer y sobre todo educarlos en lo importante que es bajar el consumo de azúcar para no tener enfermedades. Los niños son muy inteligentes, cuando se les habla científicamente entendible ellos mismos empiezan a leer las etiquetas de los productos cuando van al supermercado y solos van decidiendo dejar lo que no conviene. Yo les explico lo dañino que son las sodas y los jugos de larga duración, por ejemplo, y que eso los hace ser hiperactivos y a no prestar atención en clases. Ellos me escuchan. Hay que enseñarlos a que tomen conciencia de sus propios hábitos alimenticios y sepan las consecuencias.

-En cuanto a las jovencitas que son más vulnerables a “hacer dietas” sin supervisión profesional y sus padres muchas veces ni lo saben ¿Cómo orientarlas?

-Estoy preocupada por la cantidad de adolescentes que llegan a mi consultorio con dietas radicales inventadas por ellas o sacadas de Internet, y ahora están desesperadas porque el efecto rebote es peor. Es muy duro salir de un trastorno alimenticio. El nutricionista es el único que puede ayudarles con un régimen, no basta con los llamados “Health Coach”. A los padres los invito a que eduquen a sus hijos sobre nutrición a tiempo. Si ven que están comiendo distinto a lo que se come en casa, estar pendientes y buscar ayuda profesional. No es pelear con el adolescente, es buscar ayuda para tener una guía de alimentación que los lleve a alcanzar el objetivo.

-Como asesora nutricional para empresas de alto perfil, ¿Cuál es la mayor dificultad que encuentra en los colaboradores?

-Lo común en ellos es que no saben comer. Usualmente el colaborador una vez empieza a trabajar comienza a aumentar de peso y eso afecta su rendimiento laboral. He visto casos de colaboradores con 35 libras de más, con poco tiempo en el puesto. Hay empresas que solicitan la asesoría nutricional para su personal porque han confirmado que cambiando la alimentación, el trabajador se siente más motivado y es eficiente. Nuestro equipo se preocupa en enseñarles a comer y elaboramos un plan de orientación individualizado que favorece a los involucrados.

-En el caso de las personas con problema de obesidad, ¿Cómo ayudarles a vencerlo?

-Hay que armarles una estrategia de alimentación dependiendo de su día a día, para que la pongan en práctica sin que eso altere su humor. El cambio se nota. Trabajar el tema de motivación simultáneamente para que logren romper barreras mentales, es clave. Hay que llevarlos de la mano y hacerles entender que tienen un apoyo, y poco a poco ir soltándolos para que sigan solos. Sí se puede superar la obesidad sin efectos traumáticos con una buena nutrición.

-¿Qué no debe faltar en la despensa de cualquier persona que desea estar saludable?

-Vegetales, frutas, carnes magras como pollo, pescado, salmón, atún, huevos, y carbohidratos como plátano, camote y yuca.

-¿Cuáles son los alimentos prohibidos que recomienda dejar fuera de la dieta diaria?

Los azucares, cereales, jugos envasados, leches con sabores, papitas fritas, chips procesados que ya vienen con químicos, colorantes y productos que ocasionan adicción.

-¿Una receta para nutrir el alma?

-Lo primero que hay que hacer al despertar es dar gracias a Dios por tener un día más de vida. Así sea un día gris. Hay que ser un motivador para los que están en el entorno. Sé que no es fácil arrancar el día para muchos, pero hay que darle la vuelta al asunto, ver las cosas buenas y no quejarse.

Fanny Cardoze habla de su experiencia con “La Sele”

La destacada nutricionista es la encargada de preparar los menús que se envían a los hoteles en donde se hospedan los jugadores de la Selección Mayor de fútbol de Panamá, así como planificar las meriendas y comidas para los vuelos. Velar por la buena alimentación de todos ellos, es una responsabilidad que Cardoze afirma disfrutar al máximo junto al resto del equipo de profesionales que suele estar tras bastidores, entiéndase: chefs y cuerpo médico.

-¿Cómo ha sido su relación con la Selección nacional de fútbol masculina?

Ha sido toda una experiencia. Cuando comenzamos fue difícil que me tomaran en serio por ser la única mujer en el entorno laboral y además joven. Hubo algo de estrés pero ahora hay respeto, ya me hacen caso (risas). Son 8 años de trabajo, de los cuales los últimos cuatro hemos viajado juntos.

-¿Cómo es la dieta de estos jugadores?

-La cantidad de carbohidratos es sumamente importante para todos ellos, así como comer vegetales, y proteínas para que la hemoglobina esté bien. Diariamente deben ingerir su porción de grasas naturales presentes en los frutos secos, aceite de oliva y aguacate, y cuidar mucho la hidratación. Para el día del partido hay un menú que todos se lo saben de memoria, incluye pastas, pollo y vegetales. Los otros días me hago cómplice del chef para que no se fastidien y consentirlos, pero siempre dentro de lo saludable.

-¿Cuán complejo ha sido para estos jugadores adoptar la alimentación saludable como su estilo de vida?

-Ellos ya saben que deben comer saludable, aunque en el pasado no era así, comían cualquier cosa y era contraproducente. Tenemos la ventaja ahora que la gran mayoría de nuestros jugadores trabaja en el exterior con otros clubes y se les ha educado a alimentarse bien. Los que están aquí no tenían el hábito pero ya han tomado conciencia. Yo me encargo de prepararle a cada uno un plan de comida balanceado para que tengan energía en reserva y no se nos queden a mitad de partido.

-¿Quién ha sido el más difícil de “entrar por el carril” de la buena alimentación?

-Si digo nombres me harán bullying. No voy a mentir, sí hay unos más difíciles que otros con la comida, pero son pocos. A veces me sale alguno con que no come pollo, por ejemplo, pero son más los que se portan bien.

-¿Quién es el más obediente con la alimentación?

-Blas Pérez es súper bien disciplinado con las comidas, al igual que Felipe Baloy y Armando Cooper. Aunque algunos se ven delgados, les aseguro que no comen poquito.

“Una de las muchas cosas que cuidamos de La Selección cuando están fuera del país, es confirmar que los alimentos que van a consumir estén frescos y bien cocidos para evitar cualquier intoxicación e incluso nos fijamos hasta del agua que usan para lavarse los dientes, para evitar problemas por alguna bacteria, pues de esto también depende el rendimiento y desempeño de todos en la cancha”, comenta la nutricionista.

Tips de nutrición:

  • Comer 3 vegetales y 2 frutas durante el día.
  • Evitar los alimentos procesados.
  • Comer productos integrales.
  • Tomar de 2 a 3 litros de agua diario.
  • Limitar el consumo de sodio, latas y embutidos.
  • No cocinar mucho los vegetales para que no pierdan sus enzimas y fibras. El brócoli, por ejemplo, no debe pasar más de 1 1/2 min. de cocción.
  • Tomar jugos verdes que contengan 1 fruta y tres vegetales, por ejemplo: piña, pepino, apio y espinaca. El jugo base puede ser limón.
  • Los jugos verdes hay que tomarlos como snack o en ayunas, no como reemplazo de comidas.
  • Ejercítate 4 veces a la semana.

Coordenadas:

  • www.fannycardoze.com
  • Instagram y Twitter: @fannycardoze

Check Also

Alzhéimer: mejora el diagnóstico pero sigue sin curación

Unos 30 millones de personas en el mundo sufren Alzhéimer, una enfermedad cuyo diagnóstico ha …