Home | Reportajes | Mundo Animal | Avistamiento responsable de cetáceos

Avistamiento responsable de cetáceos

Por Vicente Del cid. Gerente de Mercados Responsables de la Fundación MarViva / Fotos: Cortesía MarViva

Después de un viaje de más de 8000 kilómetros desde el polo sur, comienzan a llegar desde mediados del mes de julio a las aguas del pacífico panameño, unos de los mamíferos más grandes del mundo: las ballenas jorobadas. Estos majestuosos animales llegan a nuestras costas en búsqueda de las aguas tropicales para tener a sus crías y para procesos de reproducción, manteniéndose en la zona hasta mediados del mes de noviembre, que es cuando comienzan su regreso hacia el polo sur.

Es por esta razón, que para garantizar que se den las mínimas perturbaciones durante actividades de avistamiento y poder disfrutar de su visita, se promueven buenas prácticas para lograr verlas de manera responsable. Estas prácticas establecen métodos de aproximación, distancias y tiempos de observación. Algunas de ellas son:

El acercamiento para la observación debe realizarse siempre en forma paralela al curso de desplazamiento de los cetáceos y ligeramente por detrás de éstos.

La embarcación que realiza la actividad no debe acercarse a menos de 100 metros de delfines, ni a menos de 250 metros de ballenas.

La actividad de avistamiento no podrá superar los 30 minutos, por lo que la embarcación deberá retirarse del área antes de este período. Si el mismo se produce sobre una madre con su cría, este período de interacción se limitará a 15 minutos.

Queda prohibido cualquier contacto directo con cetáceos u otros mamíferos marinos, como lo son: el nado, buceo con snorkel, buceo con tanque, o cualquier otra actividad que implique interactuar con los animales en su hábitat.

Las buenas prácticas de avistamiento garantizan la seguridad tanto para el animal como para el observador. Recuerde que, pese a que no son animales agresivos, es un animal salvaje al que debemos respetar su espacio y más aún cuando en la región vienen a tener a sus crías. Por lo que mantener la distancia y tiempo de avistamiento recomendados, es clave para que estos no sean perturbados y sigan visitando nuestras costas.

Este regalo de la naturaleza representa una excelente alternativa de ecoturismo en el país, con la cual pueden beneficiarse diferentes comunidades ubicadas en sitios potenciales de avistamiento como los son: Golfo de Montijo y Chiriquí, frente a las costas de Chiriquí y Veraguas, así mismo como el Golfo de Panamá.

Los invitamos a disfrutar de esta temporada 2016, poniendo en práctica estas recomendaciones o exigiendo a quienes los lleven a hacer la actividad, las recomendaciones mínimas que aquí planteamos para un avistamiento responsable.

Fundación MarViva. www.marviva.net Tel: (507) 317-4350 / 6673-4246 Disfrute de la revista en Issuu

Check Also

Más riesgo de extinción para los animales más grandes y los más pequeños

Tanto los animales más grandes como los más pequeños se enfrentan a un mayor riesgo …