Home | Reportajes | Mundo Animal | Feliz y equilibrado

Feliz y equilibrado

Por Francisco Winterhalter

Dentro de los principales requerimientos del perro para lograr un buen comportamiento, o mejor dicho, el que es normal en ellos, destacan: el gasto diario de energía, el contacto social y la disciplina. Sin importar raza o mestizaje, todos necesitan un estilo de vida bastante más activo del que muchas veces podría brindarle una persona en la ciudad. El simple hecho de caminar largas distancias con la manada en busca de diferentes recursos básicos para la supervivencia, así como agua o alimento, o la propia dinámica de sus estados en celo, son la causa de que sus cuerpos vengan preparados para este tipo de actividades.

Los perros que viven encerrados en un espacio reducido e incluso atados, no gastan energía en el día a día, se estresan a tal punto que pueden comportarse de forma hiperactiva, destructiva o agresiva, dependiendo del carácter y del nivel de energía que tenga cada animal. De esta forma podría decirse que tener un perro en la familia es como tener un personal trainer en casa, ya que sea como sea, tengamos tiempo o no, hay que sacarlo a caminar. ¡Eso es bueno para nosotros también!

Por otra parte, el contacto social con distintos animales o personas, así como el formar parte de una manada o familia, pudiendo compartir un mismo espacio y diferentes actividades, se vincula de manera directa con sus necesidades sociales, predispuestas genéticamente. Son animales que forman manadas, y que necesitan del contacto con otros individuos. No es bueno que estén apartados ni en soledad. Si no socializas correctamente a tu perro, pueden llegar a manifestarse diferentes tipos de problemas de conducta, puede volverse un perro inseguro y miedoso, agresivo e incluso desobediente. Para aprender de perros no hay mejor manera que observar cómo se relacionan y qué cosas hacen.

La disciplina

Los perros suelen formar manadas bien estructuradas a nivel social. Siempre hay un líder, y hacia abajo una escala decreciente de subordinados. Disciplinar a tu perro no significa tratarlo mal ni agredirlo, sino todo lo contrario: un buen líder es un individuo muy estable a nivel emocional. Por ser sumiso con respecto a nosotros, no significa que no vaya a ser guardián en la casa.

Para transmitir un buen liderazgo sobre tu perro, es importante alcanzar un nivel de energía adecuado. Por lo general, las personas que son sumamente cariñosas y permisivas no alcanzan el liderazgo, y así la mayoría de las veces tienen perros muy desequilibrados o agresivos. Si estamos todo el tiempo atentos a nuestro perro, va a interpretar que somos nosotros los seguidores, lo que llevará a generar un conflicto de intereses en diferentes situaciones.

Teniendo en cuenta la naturaleza intrínseca de tu perro vas a lograr respetar su esencia y generar un comportamiento seguro y predecible. Pero lo más importante es que vas a lograr es que tu perro esté feliz.

Disfrute de la revista en Issuu

Check Also

Una ballena muerta sorprende a bañistas en una playa de Rio de Janeiro

El gigantesco cuerpo de una ballena muerta sorprendió este miércoles a los bañistas que disfrutaban …